La‌ ‌excelencia‌ ‌operativa:‌ ‌un‌ ‌factor‌ ‌determinante‌ ‌para‌ ‌tu‌ ‌ empresa‌

El concepto de excelencia hace referencia a ventajas competitivas como calidad y eficiencia, que podemos obtener al invertir adecuadamente nuestros esfuerzos. Estos esfuerzos pueden ser tanto monetarios como en materia de profesionalización en nuestro cuerpo de trabajo, con el fin de ser más eficientes y competitivos. No obstante, esta eficacia no se consigue por pura casuística, sino por el trabajo del día a día. ¿Quieres conocer líneas de acción para llegar a la excelencia operativa?

Hacer las cosas bien debe ser nuestra prioridad en todo momento a lo largo de nuestra producción de producto u oferta de servicio a nuestros clientes. Tal y como indica el portal Reportero Industrial en su artículo: 

La Excelencia Operacional se define como la gestión sistémica y sistemática de la seguridad, salud ocupacional, medio ambiente, productividad, calidad, confiabilidad, y excelencia para lograr un desempeño de Categoría Mundial e implica usar la capacidad total de la compañía para implementar estrategias de optimización que garanticen la efectividad de las operaciones, para el éxito del negocio”.

Por lo tanto, nuestro objetivo debe ser el de configurar las estrategias necesarias para optimizar nuestros esfuerzos y conseguir que éstos vayan destinados a mejorar el desarrollo de cada una de nuestras actividades empresariales, focalizándonos en distintas áreas: desde nuestro cuerpo de trabajo hasta la calidad de nuestro producto final, pasando por supuesto por factores como el cuidado del medio ambiente o la potenciación de nuestra productividad. Todo con el mismo fin, encontrar ese valor añadido que dará a nuestra empresa la notoriedad que merece.

¿Optimizar en tiempos de Covid?

Las empresas han tenido que sobrellevar grandes baches últimamente, como es la dificultad de liderar un proyecto en la crisis del Covid 19 y la consecuente consecuencia económica que ello conlleva. Y, así como muchas han tenido que configurar reuniones urgentes para la reducción de costes, una vez se han solventado esos problemas iniciales, otras han puesto en marcha estrategias de mejoras que han dado lugar a mejoras más que evidentes. La implementación de estas primeras acciones de mejora, en el fondo, no es más que el inicio de una carrera de fondo que tiene por meta la excelencia operativa.

Debemos optimizar nuestros esfuerzos y conseguir que éstos vayan destinados a mejorar el desarrollo de cada una de nuestras actividades empresariales, Clic para tuitear

¿Qué pilares debemos potenciar para llegar a la excelencia operativa?

  1. La imagen que tiene nuestro cliente de nosotros: Las negocios que logren llamar la atención de sus clientes, ya sea con un buen producto o un cordial servicio postventa (entre muchas otras variables para conseguir que este cliente esté contento), conseguirá su fidelización final. 
  2. Mano de obra profesional y maquinaria competitiva: estas inversiones son costosas al principio. pero en el largo plazo marcan la diferencia y establecen una base sólida para llegar a la verdadera calidad. 
  3. Evaluación constante: supervisar constantemente cómo se desarrolla nuestra actividad productiva es una necesidad para conseguir ofrecer lo mejor de nosotros mismos. De este modo, encontraremos fallas y trabajaremos para solucionarlas, así como podremos potenciar aquello que ya hemos comprobado que funciona o recortar costes.
  4. Mejorar nuestra rapidez: suena evidente, pero muchas empresas no se fijan del todo en el hecho de que, cuanto más produzcamos, más podremos ofrecer y más beneficios obtendremos en consecuencia. Por supuesto, este punto podremos aprobarlo con nota invirtiendo en I+D+I y consiguiendo el punto 2 de este apartado.
  5. Siendo transparentes y fiables: El logro de la fidelización del cliente no lo conseguiremos si no somos 100% responsables con todo aquello que prometemos. Debemos cumplir los plazos acordados y, en caso de no poder asumirlos, comunicarlo tan pronto como seamos conscientes de ello. Más vale avisar a tiempo que hacer perder dinero a nuestro cliente o que éste dé una mala imagen con clientes suyos.

Tal y como asegura el portal Wrike, en una encuesta reciente, el 93 % de directivos de empresas indicaron que la tecnología es el motor principal del cambio en sus mercados. Y esta realidad se materializa en el espacio empresarial, por ejemplo, con el aumento de herramientas de chat como Slack, servicios de SaaS o Apps de Google especializadas en este campo. 

La conclusión de este artículo es que, para sobrevivir, los negocios deben apostar por la tecnología en la mejora de sus procesos. La innovación y los nuevos softwares del mercado permiten crear nuevos productos, ofrecer mejores servicios o experiencias personalizadas y dar con nuevos clientes. 

Desde Pro Optim te ayudamos a mejorar el rendimiento de tu empresa: proponemos e implantamos las mejoras organizativas más adecuadas. De este modo, te ofreceremos un servicio próximo, personal y adecuado a las necesidades de tu PYME. Pero, ante todo, somos un equipo humano. y nuestros principales valores se basan en el conocimiento, la experiencia y la confianza que nos dan nuestros clientes: éxito asegurado.

Si quieres saber más, ¡estaremos encantados de ayudarte! Contacta con nosotros.