TPM – TOTAL PRODUCTIVE MAINTENANCE

Para situarnos el TPM forma parte de las diferentes técnicas y metodologías que conforman el Lean Manufacturing.

Muchas veces se suele relacionar el TPM con tareas sencillas de mantenimiento realizadas por los operarios de producción.

Atención, el hecho que sean tareas sencillas no quiere decir que sean tareas que no impliquen la formación de los agentes de producción. Estas tareas han de seguir un protocolo de formación muy estricto, y siempre tuteladas y evaluadas por un responsable de mantenimiento. No realizar correctamente estas tareas implicaría dejar sin control ciertas partes de las máquinas con la consecuente falta de fiabilización de éstas.

Se suele relacionar el TPM con tareas sencillas de mantenimiento realizadas por los operarios de producción. Clic para tuitear

El diferente feedback que se obtendrá de los agentes de producción guiarán las intervenciones correctivas del equipo de mantenimiento e inspirarán la mejora continua del plan general de mantenimiento. El equipo de mantenimiento dedicará más tiempo a acciones que aporten un valor añadido consecuente a las instalaciones.

Todo lo comentado anteriormente es cierto pero el TPM contiene otros elementos de gran peso en la gestión del mantenimiento. Se podrían destacar:

  • Mantenimiento en el diseño: El equipo de mantenimiento es fundamental en la toma de decisiones para el diseño de una máquina. Las máquinas se tienen que diseñar pensando que éstas deberán de mantenerse a posteriori.
  • Implantar un óptimo mantenimiento preventivo nos dará una buena fiabilidad de nuestra maquinaria. Atención al control de costes.
  • Estandarización con protocolos y procedimientos para las diferentes intervenciones de mantenimiento. No dejaremos espacio a la improvisación. Las intervenciones se realizarán siempre de la mima manera.
  • Consignación de maquinaria. El personal de mantenimiento será el garante que durante las intervenciones las máquinas estarán interrumpidas de energía y éstas se realizarán en total seguridad.

Sino cuantificamos no podemos medir, así que necesitamos un óptimo sistema de control con indicadores para controlar mantenimiento. Indicadores como el % de paro de las máquinas, el % de cumplimiento de preventivo o el tiempo medio de reparación nos ayudarán a poner bajo control el mantenimiento.