Liderazgo, respeto y apoyo

Una de las principales virtudes de un líder, debe ser sin excusas el respeto por el tiempo de los demás.

Por tanto, teniendo en cuenta que el principal valor de nuestra empresa son nuestros empleados, debemos respetar escrupulosamente el tiempo de nuestros colaboradores:

  • Evitemos convocar reuniones cerca de la hora de salida. Y mucho menos, fuera de horario.
  • Todos tenemos un tiempo para comer
  • Es una virtud tanto entrar puntual…como salir puntual
  • Todos tenemos vida personal, compromisos, etc.  Por tanto, evita llamar fuera de horario laboral. Si lo haces sin obtener respuestas, evitemos molestarnos. Seguramente el tema tampoco tendría tratamiento ni solución hasta el día siguiente.
  • Hemos de preguntar antes de convocar a una reunión importante, todos tienen su agenda. Prioridad si, exclusividad y anteposición solo si es totalmente crítico.
  • Es fundamental descansar para ser productivos, y creativos

 Como ejemplo, dos frases de Richard Branson:

“Entrena a tu personal para que se puedan ir, trátalos lo suficientemente bien para que se quieran quedar”

“La forma en que tratas a tus empleados es la forma en que ellos trataran a tus clientes.”

La relación con el equipo

El mejor es quien se rodea del mejor equipo. Y, como todo, le podemos dar dos visiones:

Personal:

Las relaciones humanas son fundamentales en la actividad empresarial. No quiere decir que seamos amigos de nuestros colaboradores, ni que adoptemos una actitud contemplativa. Significa que hemos de apoyar, ayudar y acompañar para que todo el mundo esté dispuesto a dar lo mejor de sí mismo, y no solo se consigue pagando más.

Profesional:

Está más que comprobado que en un buen ambiente se obtienen mejores resultados, aportaciones, y es mucho más sencillo conseguir los objetivos, que normalmente ya de por si serán complicados. Hagámoslo fácil para todos dentro de nuestra organización.

Hagámoslo fácil para todos dentro de nuestra organización. Clic para tuitear

Como resumen, todo esto no significa que hemos de adoptar una actitud pasiva, contemplativa, conformándonos con lo que nos propone el equipo. Al contrario, cuanto más vea el equipo nuestra proactividad, nuestro apoyo y respeto, más avanzaremos. El trabajo en equipo, dando lo mejor de cada uno de nosotros, es una de las soluciones más firmes (en conjunto con otras) para afrontar todos los retos, máxime en situaciones como la actual.

Redacción: Albert Royo