La gestión del talento y la productividad

talento y productividadEl contexto actual ha obligado a las empresas a analizar cada detalle de su proceso productivo. Todo con el objetivo de optimizar cada inversión al máximo posible, ante la incertidumbre vivida por los departamentos de Recursos Humanos y sus consecuentes toma de decisiones. Gestionar eficientemente el talento de nuestra organización y dar con nuestra máxima productividad es la meta que persiguen muchísimas entidades y hoy venimos a descubrir cuál es el camino correcto para ello.

Como consecuencia de los múltiples cambios estructurales en la empresa, que tienen por fin el adaptarse a cada cambio del mercado, los departamentos de recursos humanos han fijado su estrategia de gestión administrativa, enfocándose hacia el crecimiento, tanto personal de sus trabajadores como empresarial.

De este modo, la gestión del talento ha querido valorar positivamente los rasgos de aquellos trabajadores que ponen su granito de arena para que nuestra empresa tenga ese valor diferencial respecto a la competencia. Unos rasgos que pueden ir desde patrones de personalidad y actitud hasta compromiso por el trabajo que desarrollan y los resultados que estas características repercuten a nivel empresarial.

¿Cómo puedo dar con el candidato perfecto para mi empresa?

Lo cierto es que dar con ese tipo de trabajador no es fácil, así que te traemos algunos consejos para conseguir ese propósito:

  1. Llevar a cabo procedimientos concretados mediante protocolos que procuren una mejor elección de los colaboradores: fomentando el mayor rendimiento posible beneficiando a ambas partes: tanto a ellos mismos como a tu propia empresa.
  2. Controlar exhaustivamente el reconocimiento y evaluación del desempeño del trabajo: valorando tanto la capacitación técnica y de especialización por departamentos, así como el correcto desarrollo de las habilidades sociales para satisfacer las necesidades del cliente, todo desde un trato cercano y respetuoso. Una persona puede ser muy profesional en materia pero tener poca inteligencia emocional, hecho que dificultará que el cliente confíe en nosotros y se fidelice a nuestra marca y nuestros servicios.
  3. Un punto fundamental es el analizar si el candidato entiende nuestra filosofía de empresa y, sobre todo, si la comparte. Los resultados brillarán mucho más si están realizados desde el consenso y desde el gusto por lo que se está haciendo a si la motivación es meramente económica, alejada de unos pilares comunes en cuanto a código de valores se refiere.
  4. El trabajador tiene que mostrarse participativo durante el proceso, tanto si se trata de un coordinadores como si es un gerente de primera línea. Todos los actores se deben involucrar y sentirse partícipes del desarrollo de la compañía para buscar un rumbo al unísono. De este modo, todos los integrantes se desarrollarán profesionalmente, independientemente de lo que digan los modelos jerárquicos tradicionales. 

Lo cierto es que, a día de hoy, el desarrollo del talento humano, responde a un enfoque contemporáneo, que progresivamente se aleja de la tendencia tradicional de organización. Ya no es tan efectivo el obligar a los colaboradores a cumplir con normas preestablecidas, políticas y burocracias, horarios inamovibles, etc. Una gestión práctica es aquella contraria a las políticas que encorsetan a sus integrantes, es aquella que cede cierta libertad y poder de decisión y, en consecuencia, incentiva el llegar a una productividad real

¿Con qué acciones reales podemos iniciarnos en este campo?

Lo primero que debe quedarte claro es que la gestión del capital humano no debe ser estrictamente normada y medida en absolutamente todos los casos. El talento viene inherente a la persona y su desarrollo de talento se provocará en la medida en la que ésta tenga la posibilidad de mostrarlo en un contexto que se lo permita. Por lo tanto, la conclusión que sacamos es que la gestión del talento responde a un modelo híbrido de prácticas tradicionales mezcladas e incentivadas por un enfoque contemporáneo, ya sea a partir de prácticas de Liderazgo, Coaching o Mentoring,

El talento viene inherente a la persona y su desarrollo de talento se provocará en la medida en la que ésta tenga la posibilidad de mostrarlo Clic para tuitear

Retener el talento dentro de una empresa no es una tarea fácil, ningún fundamento técnico nos ayudará a hacerlo con un 100% de seguridad. El aspecto determinante en este mundo se encuentra en la correcta gestión del poder de decisión que le otorguemos a estas piezas indispensables de nuestro tablero de ajedrez.

Desde Pro Optim queremos echarte una mano tanto en esta gestión concreta, así como en todos los procesos en los que necesites un pequeño soporte. Analizaremos cada segmento de tu proceso de producción y nos encargaremos de optimizar cada pequeña inversión realizada. ¡Contacta con nosotros sin compromiso y quédate al ver todo lo que tenemos para ofrecerte!