El proceso del cambio en las organizaciones

El proceso de cambio en las organizacionesToda organización debe estar en condiciones de adaptación al entorno cambiante si se pretende sobrevivir. Los cambios en la tecnología, los gustos de los consumidores, las nuevas legislaciones, el incremento en el coste de diversos recursos, y los valores y capacidades de los futuros empleados y/o profesionistas no son sino algunas de las amenazas para la existencia organizacional.

Los efectos del ritmo del cambio son que la mayoría de las empresas se encuentran con que tienen que emprender cambios organizacionales moderados de periodicidad una vez al año y cambios mayores cada cuatro o cinco años. A pesar de la atenuante necesidad del cambio, una reorganización es temida particularmente porque significa una alteración del status quo, dando lugar a un proceso diferencial de su actividad diaria, por lo que como consecuencia se podría esperar la pérdida de efectividad o productividad y el incremento en los costes.

La velocidad del cambio ha llegado a ser tan rápida en la actualidad, que es difícil ajustar o compensar un cambio antes de que sea necesario otro. Clic para tuitear

En un entorno dinámico, el cambio es inevitable. La velocidad del cambio ha llegado a ser tan rápida en la actualidad, que es difícil ajustar o compensar un cambio antes de que sea necesario otro. El entorno tecnológico, social y económico cambia rápidamente, esto implica que una organización será capaz de sobrevivir si es capaz de responder efectivamente a estas demandas cambiantes.

Por lo expuesto, la palabra cambio se ha hecho familiar en las más diversas organizaciones y se ha convertido en un protagonista del quehacer empresarial. Hoy, el paradigma parece ser ” quien no se adapte al cambio morirá en el camino”. Los cambios organizacionales no deben dejarse al azar, ni a la inercia de la costumbre, menos a la improvisación, deben planificarse adecuadamente.

De acuerdo a lo anterior, la misma supervivencia de una organización puede depender de la forma como adapte la cultura a un ambiente de rápido cambio. A partir de esta premisa, las organizaciones que quieren ser competitivas se mantienen en busca de la excelencia, a través de la adquisición de nuevos conocimientos que les permitan estar a la par del entorno y, a su vez, asumir el compromiso de conocer el grado de integración y diversificación de competencias, de manera que puedan, utilizar las herramientas que les permitan estructurar un adecuado portafolio de productos y/o servicios.

Dentro del marco descrito anteriormente, esas son estrategias que toda gerencia debería adoptar para el logro del éxito en el alcance de los objetivos establecidos, según las orientaciones preestablecidas por la visión de la organización.

Cómo conseguir una eficaz gestión del cambio empresarial

¿Cómo conseguir una eficaz gestión del cambio empresarial? Una buena pregunta que, no lo dudes, se hacen cada día miles de directivos y profesionales como tú. Las claves del éxito no son infalibles, pero sí existen ciertas prácticas que pueden ayudarte a implementar el cambio empresarial o profesional con éxito, por ejemplo,  la observación activa y la planificación de objetivos personales y profesionales..

Es necesario para tu empresa estar observando constantemente la realidad social, más en tiempos como los actuales donde la crisis sostenida ha supuesto cambios radicales en la economía, los mercados, la sociedad y los individuos. Es necesario pensar fuera de los límites actuales y estar atento a las tendencias tecnológicas, culturales, de consumo, etc.

Esta actitud requiere un esfuerzo no sólo de los líderes, sino también de los empleados. Estas personas preparadas para el cambio están en las organizaciones para las que trabajas, son personas pasionales, que creen en el trabajo, personas proactivas dispuestas a mejorar cada día sus competencias, actitudes, aptitudes, conocimientos y habilidades.

En definitiva: saber dónde estamos, dónde queremos estar y qué tenemos que mejorar para alcanzar ese destino será en definitiva, la clave del éxito de la gestión del cambio.

La gestión del cambio se afronta si estás acostumbrado a cambiar las cosas, y eso pasa por ser una empresa flexible, transversal, con capacidad de autogestión y que constantemente está buscando la mejora continua en sus procesos internos.

¿Cómo te podemos ayudar en este proceso de cambio?

Proporcionamos apoyo a nuestros clientes para que sean resilientes afrontando el cambio constante. Ayudamos a que sus colaboradores, equipos y líderes sean flexibles y receptivos y cultiven una cultura de mentalidad de crecimiento: en donde todo el mundo tenga capacidad para aprender y desarrollar nuevas habilidades, porque el potencial de una persona es desconocido.

Ayudamos a que sus colaboradores, equipos y líderes sean flexibles y receptivos y cultiven una cultura de mentalidad de crecimiento Clic para tuitear

Concentrándonos en la flexibilidad y la capacidad de adaptación, ayudamos a personas, equipos y líderes a prepararse para cualquier cambio que pueda llegar; porque, sin duda, los cambios vienen.

Cuando trabajemos contigo siempre empezaremos con lo que es el corazón de tu empresa: tus equipos. Ayudando a que cada persona comprenda cómo reacciona ante el cambio, cuál puede ser el motivo de esa reacción y los motivos que causan que los demás lo hagan de una forma diferente, podemos desarrollar la resiliencia que es tan esencial para enfrentarse a la transformación constante.

Conoceremos cómo afrontan el cambio los equipos y los líderes, y nos aseguraremos de que tu viaje, camino de desarrollo, te ayude a lograr los retos a los que te enfrentas desde tu organización.

No estamos hablando de una solución rápida o que se logre fácilmente. Nuestra estrategia de cambio está diseñada para estimular en primer lugar la comprensión. Pero inmediatamente después hacemos que sea aplicable en tu organización, en tus equipos y colaboradores. Cuando nuestra metodología del cambio se aplique a situaciones de la vida real, empezarás a ver cómo se producen logros en tu propia organización, en el modo en que se enfrentan las personas al inevitable cambio continuo.

” Quien no se adapte al cambio morirá en el camino”.