Cómo trabajar en casa y ser productivo en cuarentena

productivo desde casaEn estos días de cuarentena provocados por la crisis del coronavirus, muchos de nosotros estamos trabajando desde casa. En ProOptim no somos una excepción. Para el que todavía no nos conozca, nuestros servicios están enfocados a PYMES que quieran trabajar de una manera más organizada y más productiva en todas sus áreas, y por tanto, desde este enfoque, os queremos dejar una serié de consejos para que el #yotrabajoencasa adquiera todo su valor.

La cuarentena puede enseñarte a organizarte mejor, a resolver todos los asuntos pendientes, a responder rápidamente los correos y no perder tiempo. Puede que hoy te sientas perdido o abandonado al trabajar a distancia, pero es solo cuestión de organizarse. Por eso es importante seguir estas pautas en tu día a día:

Acondiciones tu nuevo espacio de trabajo

El orden, la limpieza, la disciplina….. ¿Os suena?… Si la respuesta es no, repasa el artículo que te dejamos en este link. Y es que debes preparar tu espacio de trabajo para que puedas trabajar sin interrupciones. Así que aléjate de la cama o del sillón. Busca un área en la que tu atención puede ser enfocada en tus metas y deberes. En la medida de lo posible busca un lugar ordenado, aislado y evita espacios comunes como la sala o el comedor.

Establece horarios específicos

Si optimizar el tiempo del personal siempre ha sido una prioridad, ahora todavía lo es más. Para poder entregar todos tus pendientes a tiempo es importante establecer un horario como si estuvieras en la oficina, eso ayudará aumentar la productividad.

Necesitas mantener una cierta regularidad en tu día a día, de modo que tu cuerpo y tu cerebro sepan cuando toca trabajar y cuando descansar. Establece un horario que se adapte bien a tus características e incluye en él tiempo de trabajo, tiempo de descanso, tiempo de ocio y tiempo para hacer ejercicio

Ponte metas determinadas cada día

Todos sabemos lo que es la planificación, pero en estos días es fácil caer en la improvisación. Por eso, para tu tranquilidad es importante establecer un método de producción que sea estricto. Lo primero que puedes hacer es ponerte metas diarias o si lo prefieres la noche anterior. Debes diariamente dar seguimientos a los pendientes y establecer metas alcanzables.

Haz un break entre objetivos

Utilizar bloques de tiempo te ayuda a que uses tus días como realmente deseas. Si además utilizas un temporizador para no autosabotearte y usar el tiempo como de verdad te interesa lograrás tener tiempo para todo

Trabajando de esta manera mantienes mejor la concentración, eliminas las interrupciones, evitas el agotamiento y, como consecuencia, aumentas tu productividad y creatividad.

Recuerda por qué haces lo que haces

Con el tiempo, es probable que pierdas un poco de perspectiva y, con ella, la motivación para continuar trabajando duro.

Introduce en tu lugar de trabajo posters, rótulos y recordatorios que te ayuden a recordar tus valores y objetivos. Utiliza un sistema visual que te recuerde cada día por qué haces lo que haces, dónde estás y dónde quieres llegar.

Y, por supuesto, no te olvides qué volveremos a la normalidad

Todo esto, probablemente será provisional para ti. Piensa que es circunstancial, y qué en un tiempo todo volverá a ser como era. Podrás salir a tomar un café con tu amiga, o a ver un partido de fútbol con unos amigos, a hacer cualquier cosa que te apetezca con tu familia, o simplemente a relajarte un rato en la playa.

Recuerda, ahora y siempre eres el dueño de tu tiempo. Esa es nuestra mayor recompensa, ¡aprovéchala!