¿Cuándo contratar una consultoría empresarial? Consulta 7 consejos y conoce el momento adecuado para este tipo de servicio

Tarde o temprano tu empresa se enfrentará a la necesidad de contratar un servicio de consultoría. Los consultores pueden brindar soluciones a una amplia variedad de problemas comerciales, utilizando habilidades, estrategias y técnicas que no existen en tu organización.

Después de todo, ¡no es factible tener expertos en todas las áreas dentro de tu empresa!

Existen diferentes tipos de consultoría que aportan diferentes ideas a la mesa. ¿Pero sabes cuándo contratar una consultoría empresarial?

En general, un consultor empresarial trabaja contigo en estrategia, planificación y resolución de problemas.

Pueden ayudarte a desarrollar una habilidad comercial, aumentar el conocimiento, crear un modelo comercial, desarrollar un plan de marketing, expandir las actividades de la empresa, abrir una sucursal, ingresar a nuevos mercados globales, implementar nuevos sistemas o tecnologías de software. , planificar una importante reorganización o reestructuración de tu empresa, etc.

Para ayudarte, aquí tienes algunos consejos sobre cuándo contratar una consultoría empresarial. Compruébalo y averigua si es el momento de que tu empresa utilice este tipo de servicio.

¿Cuándo contratar una consultoría empresarial?

1 – Cuando necesitas acelerar la gestión de proyectos

Cuando tu organización tiene un proyecto que puede incrementar su rentabilidad, pero actualmente se encuentra estancado por falta de personal o falta de experiencia para completarlo, este es el momento adecuado para contratar una consultoría empresarial. Un consultor de estrategia en estos momentos le dará el enfoque y la productividad necesarios para completar proyectos importantes, cuando tu base de empleados actual no pueda o no esté disponible para completar el proyecto.

2 – Cuando necesitas mantener la flexibilidad del equipo

La consultoría puede ayudar a tu empresa a completar proyectos importantes sin tener que comprometerse a largo plazo con la contratación de nuevo personal.

Por ejemplo, si estás experimentando un crecimiento acelerado, antes de contratar nuevos empleados o un gerente, puedes hacerte la siguiente pregunta:

“¿Estamos experimentando actualmente un aumento en las ventas a largo plazo o es solo un pico que podemos acomodar en el corto plazo?”

En este momento, un consultor te ayudará a responder esta pregunta y manejar este aumento de ventas. Por lo tanto, puede ahorrar tiempo y dinero.

3 – Cuando es el momento de una nueva perspectiva

No hay nada más poderoso que un nuevo punto de vista.

Un consultor de empresas puede aportar una nueva perspectiva y nuevas ideas a un proyecto o incluso a tu empresa en general, revitalizando determinadas metodologías de gestión.

4 – Cuando necesitas ahorrar dinero en un proyecto en particular

Puede resultar considerablemente menos costoso contratar un servicio de consultoría para tu proyecto que contratar un nuevo equipo de colaboradores o incluso poner un gerente o empleado actual en el proyecto.

La verdad es que los consultores externos tienden a ser más productivos; entra, realiza el trabajo y avanza. Luego, abandona tu organización.

Quiero una sesión diagnóstica gratuita de mi negocio

5 – Cuando tu empresa está creciendo mucho

Muchos emprendedores quieren saber cómo planificar el crecimiento de la empresa. Pero cuando eso suceda, ¿cuáles deberían ser los próximos pasos a seguir?

¿Invertir en nuevos nichos o sucursales abiertas? ¿Mejorar los procesos internos o contratar nuevos empleados para satisfacer la alta demanda? Este tipo de cuestionamiento es común cuando el negocio comienza a desarrollarse y evolucionar a un nuevo nivel.

Y es en este momento de prosperidad que se debe contratar una consultoría, ya que alguien con una visión externa puede proyectar una mirada diferente y presentar soluciones estratégicas, ayudando al gerente en todo el proceso.

6 – Cuando sus clientes no están satisfechos

La insatisfacción del cliente es un problema grave para una organización. Sin embargo, con la asesoría adecuada, puede sortear la situación y hacer más felices a tus clientes.

Los gerentes no siempre son capaces de identificar las verdaderas razones que han llevado a la insatisfacción del cliente y tampoco saben qué hacer para revertir esta situación.

Así, el consultor observará las actividades diarias de la empresa, analizará la situación y propondrá medidas de solución.

¿Es mala la calidad de los productos? ¿La empresa no cumple con las expectativas de los clientes? ¿Tiene problemas el servicio? Todas estas y otras preguntas ayudarán al consultor a comprender y resolver el problema.

7 – Cuando los empleados están desmotivados

Nuestro último consejo sobre cuándo contratar una consultoría empresarial aborda un tema fundamental para las organizaciones.

La falta de motivación y compromiso de los equipos conduce a una baja productividad. Pero, ¿sabe cómo motivar a sus empleados?

Una consultora de recursos humanos puede ayudarte con esta tarea. Se centrará en actividades que fomenten y mejoren el compromiso, el trabajo en equipo, el clima organizacional y la buena convivencia.

Estos han sido nuestros 7 consejos a la hora de contratar una consultoría empresarial. Cabe recordar que este tipo de servicio consiste en trabajos de mediano o largo plazo. Por tanto, si está buscando una solución inmediata, una consultoría puede no ser lo ideal.

Pro Optim es una empresa de consultoría empresarial capaz de reestructurar negocios, formular e implementar estrategias, mapear y modelar procesos y mucho más. Siempre con transparencia y transferencia de conocimiento.