Kaizen: el poder de un pequeño paso.

La filosofía Kaizen es de gran importancia para las empresas ya que ayuda a que el fin de conseguir una mejora continua se extienda por toda la organización, es decir, abarque tanto los procesos como las actividades y/o servicios, los productos y, por último pero no menos importante, los individuos.

En este post vamos a centrar nuestra atención en ampliar el concepto de la filosofía Kaizen y a explicar cuáles son las características que la definen y vuelven única y útil para todas las empresas, independientemente de su finalidad, tamaño o mercado en el que la actividad o servicio que realice incida.

La filosofía Kaizen busca una mejora continua e integral en todos los campos de la empresa Clic para tuitear

¿Qué es la filosofía Kaizen?

Kaizen no es una metodología ni una herramienta, sino que podría encuadrarse en el ámbito de las buenas prácticas o la filosofía. Su enfoque se incorpora a muchos métodos de mejora de procesos diferentes.

Una de las características más notables del Kaizen es que los grandes resultados provienen de muchos pequeños cambios acumulados en el tiempo. Sin embargo, esto no significa lo mismo que una secuencia de pequeños cambios.

La errónea interpretación de la forma de aplicar Kaizen puede mermar sus beneficios ya que, esta filosofía aboga por la participación de todos y la involucración comprometida de cada individuo orientada a una mejora. En otras palabras, si bien la mayoría de los cambios pueden no resultar ser de grandes dimensiones, su impacto sí es susceptible de impulsar repercusiones significativas, en especial cuando se orienta a transformaciones dirigidas por la alta dirección de proyectos.

La filosofía Kaizen busca que la empresa incorpore y se implique en el espíritu de la mejora continua. Clic para tuitear

Para comprender mejor esta filosofía debemos tener en cuenta el hecho de que para poder mejorar hay que conocer cuáles son los puntos débiles o problemas que se encuentran asociados a las actividades que se realizan. A partir de este conocimiento surgirá el espíritu necesario que ayudará a resolverlos.

Bajo la óptica de Kaizen, todos los empleados son responsables de identificar los vacíos e ineficiencias y todo el mundo, en todos los niveles en la organización, está habilitado para sugerir mejoras que pueden aplicarse en su área de interés.

¿Cuáles son las características de la filosofía Kaizen?

Como hemos explicado antes, la filosofía Kaizen busca implantar el espíritu de mejora continua y , por lo tanto, va a tener unas características propias:

  • Su aplicacion se sustenta en pequeños cambios, mejoras y/o innovaciones graduales e incrementales en los procesos de trabajo que pueden implementarse inmediatamente.
  • Trata de involucrar a los empleados a través de las sugerencias en las soluciones. El objetivo es que lo trabajadores utilicen tanto sus cerebros como sus manos.
  • Cada uno de nosotros tiene sólo una parte de la información o la experiencia necesaria para cumplir con su tarea. Dado este hecho, cada vez tiene más importancia la red de trabajo. La inteligencia social tiene una importancia inmensa para triunfar en un mundo donde el trabajo se hace en equipo.
  • Genera el pensamiento orientado al proceso, ya que los procesos deben ser mejorados antes de que se obtengan resultados mejorados.
  • Kaizen no requiere necesariamente de técnicas sofisticadas o tecnologías avanzadas. Para implantarlo sólo se necesitan técnicas sencillas como las siete herramientas del control de calidad.
  • La resolución de problemas apunta a la causa-raíz y no a los síntomas o causas mas visibles.
  • Promover la comunicación como una herramienta totalmente clave para la mejora continua
  • Construir la calidad en el producto, desarrollando y diseñando productos que satisfagan las necesidades del cliente.
La metodología Kaizen nos enseña a no subestimar el impacto de lo simple. La suma de pequeños aportes constituye una gran mejora. Clic para tuitear