Las 5s – Implantación de la tercera – SEISO / Limpieza

El Seiso o Limpieza debe implantarse siguiendo una serie de pasos que ayuden a crear el hábito de mantener el sitio de trabajo en correctas condiciones. El proceso de implantación se debe apoyar en un fuerte programa de entrenamiento y suministro de los elementos necesarios para su realización, como también del tiempo requerido para su ejecución.

Paso 1. Campaña o jornada de limpieza

Es aconsejable que una empresa realice una jornada de organización y limpieza como un primer paso para implantar las 5S. En esta jornada se eliminan los elementos innecesarios y se limpia el equipo, pasillos, armarios, almacenes, etc.

Esta clase de limpieza no se puede considerar un Seiso totalmente desarrollado, pero se trata de un buen inicio y preparación para la práctica de la limpieza permanente. Esto crea la motivación y sensibilización para iniciar el trabajo de mantenimiento de la limpieza y progresar a etapas superiores Seiso.

Paso 2. Planificar el mantenimiento de la limpieza

El encargado del área debe asignar el trabajo de limpieza en la planta. Si se trata de un equipo de gran tamaño o una línea compleja, será necesario dividirla y asignar responsabilidades por zona a cada trabajador. Esta asignación se debe registrar en un gráfico en el que se muestre la responsabilidad de cada persona.

Es decir deberá haber siempre un responsable de limpieza por cada zona de trabajo.

Paso 3. Preparar el manual de limpieza

Es muy útil la elaboración de un manual de entrenamiento para limpieza. Este manual debe incluir además del gráfico de asignación de áreas, la forma de utilizar los elementos de limpieza, detergentes, jabones, aire, agua; como también, la frecuencia y tiempo medio establecido para esta labor.

Las actividades de limpieza deben incluir la inspección antes del comienzo de turnos, las actividades de limpieza que tienen lugar durante el trabajo, y las que se hacen al final del turno, es importante establecer tiempos para estas actividades de modo que lleguen a formar parte natural del trabajo diario,

El manual de limpieza debe incluir:

  • Propósitos de la limpieza.
  • Fotografía o gráfico del equipo donde se indique la asignación de zonas o partes del taller.
  • Mapa de seguridad del equipo indicando los puntos de riesgo que nos podemos encontrar durante el proceso de limpieza.
  • Fotografía del equipo humano que interviene en el cuidado de la sección.
  • Elementos de limpieza necesarios y de seguridad.
  • Diagrama de flujo a seguir.

Es frecuente encontrar que estos estándares han sido preparados por los operarios, debido a que han recibido un entrenamiento especial sobre esta habilidad.

Paso 4. Preparar elementos para la limpieza

Aquí aplicamos el Seiton (Orden) a los elementos de limpieza, almacenados en lugares fáciles de encontrar y devolver. El personal debe estar entrenado sobre el empleo y uso de estos elementos desde el punto de vista de la seguridad y conservación de estos. Marcaremos todos los utensilios de limpieza con su nombre y se colocarán en un sitio concreto.

Paso 5. Concienciación de la limpieza

La clave de esta “S” consiste en crear un ambiente de trabajo saludable y más seguro ya que la Limpieza alivia el estrés y la fatiga, creamos un ambiente más seguro, mejorando los resultados operacionales en forma consistente. Dado que como principio metodológico no está asociado al trabajo con máquinas esto muestra la aplicabilidad del sistema a cualquier tipo de empresas de todo tamaño y sector.

Pero seguramente el valor más importante de esta estrategia consiste en entender a la Limpieza como inspección, dado que es a partir de esta mirada crítica que cada uno de los trabajadores comienza a prevenir el deterioro y así contribuir a la sistemática eliminación de pérdidas.

Tendremos como objetivo reducir los focos de suciedad por tanto nuestro lema será “no es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia”.

Como ayuda memoria, podríamos resumir el contenido de esta tercera S en una frase:

“LA LIMPIEZA ES INSPECCIÓN”