La medición de procesos productivos cómo herramienta de mejora

La medición de procesos productivos es una herramienta clave para el éxito de cualquier empresa. Permite ofrecer un precio competitivo a los clientes, mejorar los márgenes y alcanzar altos estándares de calidad.

Actualmente el éxito competitivo está vinculado a la habilidad de la empresa o negocio para explotar sus activos intangibles. Esta situación, de transformaciones constantes del ambiente de negocio hace necesario que las empresas, para mantener e incrementar su participación de mercado en estas condiciones, deban tener claro la forma de cómo analizar y evaluar los procesos de su negocio, es decir deben tener claro su sistema de medición de desempeño.

Si no se mide lo que se hace, no se puede controlar y si no se puede controlar, no se puede dirigir y si no se puede dirigir no se puede mejorar.

¿Es rentable hacer una medición de procesos?

Para realizar una medición de los procesos es importante es tener un objetivo, saber para qué estamos midiendo y qué queremos lograr con la medición. Muchas organizaciones gastan dinero en realizar procesos de medición de sus procesos pero al final no se realiza ningún variación porque hay una resistencia al cambio tanto en la gerencia, mandos medios y trabajadores. Aquellas empresas que tienen la necesidad de medir los procesos es debido a que  tienen una cultura corporativa enfocada al cambio.

¿Qué procesos son susceptibles de medición?

En una empresa se puede realizar la medición de todo o casi todo. Normalmente, la medición está centrada en la productividad, la atención al cliente o las finanzas. Sin embargo, hay especialistas que señalan que la medición de los proceso de una empresa se pueden dividir en dos:

Procesos relacionados al cliente (operativos): En este ítem están incluidos la fabricación de productos y todas sus etapas, los servicios que se brindan al cliente, ventas, atención, distribución, marketing y publicidad, entre otros.

Procesos de administración (apoyo): son todos los procesos que hacen posible el funcionamiento de la empresa. Aquí se puede medir todas las áreas administrativas de la empresa como pueden ser recursos humanos, almacenes, la contabilidad, entre otros.

¿Quién debe hacer la medición de procesos?

En función de la medida de la empresa se puede crear una oficina de gestión de desempeño (Controller) o generar una cultura de control de gestión a todos los responsables de área. Si no disponemos los recursos necesarios para ello, se puede valorar la opción de contratar un consultor externo en la gestión de negocios que tenga la capacidad de poder hacer la medición de todas las áreas y aspectos  del negocio.

Es muy importante que el experto o la oficina encargada de realizar las mediciones pueda no solamente entregarnos números y datos. Ellos tiene la obligación de asesorar a la empresa y traducir los datos que están entregando a un plan de acción concreto.

¿Qué se hace con la información de la medición?

Con la información que se obtenga de la medición  se debe construir una serie de indicadores que servirán como base para poder tener información histórica de cómo ha ido evolucionando o involucionando la productividad en las distintas áreas de la empresa.

Con esta información se deben tomar las decisiones necesarias para realizar un cambio dentro de la empresa y desarrollar planes o estrategias para lograr los objetivos de la organización. Así conseguir la mejora continua de todos los procesos internos de la empresa.