Como organizar una empresa

Como organizar una empresa. Cuando empezamos a crecer y nuestra empresa requiere una mayor capacidad de gestión es la primera pregunta que se nos viene a la cabeza. Y es que una empresa con una estructura deficiente es sinónimo de caos y falta de eficiencia. Con esta afirmación te deberías estar planteando si tu negocio tiene un buen modelo de organización. ¿Es el caso?

Los dueños de empresas pequeñas tienen un trabajo muy desafiante. Muchos propietarios se deciden por una sector porque se ajusta a su pasión o a algo en lo que son buenos. Lo que muchos gerentes no comprenden es que se necesita mucho más que ser bueno en una industria o sector en particular para llevar adelante un negocio.

La mayor parte del tiempo, los dueños de pymes necesitan desdoblarse y cumplir roles diferenciados: comercial, desarrollo de productos, publicista, contable, secretario, producción, conserje y cualquier otro que pueda surgir en el devenir diario. Y de ahí a sentirse abrumado y superado por la situación sólo hay un paso.

La mayoría de las empresas que no son rentables experimentan problemas serios en la forma cómo organizan el trabajo diario Clic para tuitear

La mayoría de las empresas que no son rentables experimentan problemas serios en la forma cómo organizan el trabajo diario. Esto se puede observar en negocios donde los trabajadores asumen tareas que no les competen, o bien, nadie sabe que es lo que tiene que hacer.

Entonces, ¿Como organizar una empresa?

Las empresas no nacen ni se estructuran por sí mismas. Antes de ponerlas en marcha, sus directivos deben tener clara la forma en que ésta se organizará de cara a las tareas propias de su actividad comercial. Por ello, una buena organización en la empresa es fundamental para conseguir las metas propuestas. Estos son algunos pasos para lograrlo:

  • Tener claro los objetivos. Desde un primer momento debes tener claro qué quieres conseguir. ¿Cuáles son tus objetivos de tu negocio?. Deben se sencillas, entendibles y fáciles de memorizar. Una vez claros estos aspectos, se podrá definir qué funciones o tareas son claves para lograr los objetivos propuestos. Sé realista con los que realmente puedes hacer y el tiempo que necesitas.
  • Tener claros los recursos de la empresa. El segundo paso consiste en analizar todos los recursos de los que dispones, y si éstos reunen el talento y herramientas de tu empresa para alcanzar tus objetivos.
  • Hacer una lista con las actividades o procesos a realizar. Una vez claros los objetivos a alcanzar y los recursos, haga una lista de las actividades o tareas de la empresa. Una gestión del tiempo eficiente se basa en la orientación de las tareas a la consecución de los objetivos. Por lo tanto, el establecimiento de prioridades es primordial a la hora de gestionar el tiempo. Este concepto va muy ligado a la definición de los procesos de la empresa.
  • Define una estructura organizativa y define cada puesto de trabajo. Es la parte principal de cualquier organización, el tener una estructura bien definida y clara.  Un concepto importante a tener en cuenta en el análisis de un puesto de trabajo es que se trata de una evaluación del puesto y no de la persona que lo realiza. El resultado final de un análisis incluye un conocimiento profundo de las funciones esenciales del puesto, una lista de todas las responsabilidades y obligaciones, estimación de los plazos de tiempo para las tareas, la importancia de la posición en comparación con otros puestos de trabajo, el conocimiento, destrezas y habilidades necesarias para realizar el trabajo y las condiciones en que se realizan las funciones.
  • Elegir un líder. El liderazgo es un arte y, como tal, todo líder puede y debe mejorar, pero necesita unos requisitos básicos. Los líderes son aquellas personas que nos ayudaran a realizar los cambios en cada una de las zonas, áreas o departamentos. Son personas que vibran con la mejora continua.
  • Mantenga al día la organización de la empresa. Seguir aferrándonos al pasado es garantía de una muerte lenta y dolorosa, aunque nos cueste aceptarlo. La necesidad de cambio en nuestras organizaciones es algo de lo que ya no dudamos. Adaptarnos a la nueva economía y sus mercados, a las nuevas tendencias, estructuras, clientes,…, se hace hoy imprescindible para la supervivenci
  • Optimiza tus procesos. Si lo que buscan las empresas hoy en día es innovación y una mejor posición para el éxito futuro en un mundo cada vez más complejo, resulta imperativo que la simplificación y optimización de los procesos del negocio sea un tema estratégico en las agendas de todas las organizaciones. Has de ser una empresa flexible y preparada para mejorar día a día.
Nunca hay que pasar por alto importancia de la organización empresarial. Clic para tuitear